Santa Inés

Santa Inés de Corona (Santa Agnès de Corona, en catalan), conocido por los payeses simplemente como Corona, se encuentra al norte de San Antonio, en un llano fértil donde los almendros son los grandes protagonistas. Se trata de una zona contrapuesta al turismo de otras zonas más concurridas

De hecho, como algunos otros pueblos de la isla tiene lo justo y necesario, a saber: una iglesia (construida en el 1.812 y en cuyo interior se halla una talla de la Madre de Dios del Rosario), un supermercado, algunos bares, siempre importante 🙂 y varias casas dispersas.

De las zonas del norte de la isla, quizá Santa Inés es el mejor lugar para descubrir esa otra Ibiza que tanto gusta y que poco se conoce, la Ibiza de los tranquilos agricultores payeses. Por tanto, recomendamos encarecidamente realizar un paseo por aquí, ya sea a pie, en bicicleta o porque no en el Ibitren, un «tren» turístico con salida desde San Antonio y que da una vuelta por los alrededores durante unas 2 horas. Durante este paseo, podrá disfrutar de los extensos campos de tierra roja donde se dan la mano tanto limoneros como naranjos.

Naturaleza en Santa Inés

El punto fuerte de Santa Inés son los almendros, cuando llega el mes de Febrero, que estos empiezan a echar flor, podemos observar un echo espectacular. Hay grandes campos íntegramente de almendros con lo que se forma un horizonte de flores blancas precioso, sin duda es una de las más bellas estampas que uno puede capturar en la isla de Ibiza. Como hemos dicho, esto tiene lugar en Febrero, puede ser ligeramente antes o después y suele extenderse durante poco más de un mes. Si tienen la suerte de pasar por allí en estas fechas, no duden en visitarlos.

Lo ideal es, por supuesto, echarse un buen almuerzo al estómago en uno de los bares del pueblo y después echar a andar por los caminos y disfrutar del agradable ambiente de campo.